NEWS | June 7, 2021

El banco de cerebros en el Instituto MIND se concentra en autismo, diversidad, educación e investigación

(SACRAMENTO)

Se ha creado un nuevo proyecto del Instituto MIND de UC Davis con el objetivo de a aumentar la diversidad y disponibilidad de tejidos cerebrales post-mortem para el estudio de trastornos del neurodesarrollo como el autismo, el síndrome de X frágil y el síndrome de Down.

El objetivo de CENE a aumentar la investigación sobre el autismo que usa tejidos cerebrales. El objetivo de CENE a aumentar la investigación sobre el autismo que usa tejidos cerebrales.

El esfuerzo es liderado por Veronica Martínez-Cerdeño, profesora de patología y medicina de laboratorio, e investigadora principal en el Instituto MIND. El proyecto incluye el establecimiento de bancos de cerebros, o nodos, en varios países latinoamericanos para la recolección e investigación de tejidos cerebrales. El proyecto se denomina Banco Hispanoamericano de CErebros de Trastornos del NEurodesarrollo, o CENE.

Hasta ahora, hay nodos en California, México, Puerto Rico, Colombia, la República Dominicana y la Universidad de Pittsburg, PA. Un banco preexistente en el Instituto MIND, establecido por la reconocida investigadora del síndrome de X frágil Randi Hagerman, funciona como nodo en California. Hay otros nodos planeados en Bolivia y Chile.

Los nodos funcionan en hospitales, universidades y bancos de cerebros ya existentes. Cada uno tiene un personal de médicos e investigadores que se especializan en trastornos del neurodesarrollo.

La importancia de la investigación del tejido humano

El proyecto CENE es una pasión para Martínez-Cerdeño, que es una fuerte proponente de la investigación en tejido humano para entender mejor el autismo.

"California tiene una población grande de hispanos y un número significativo de otras comunidades étnicas. Queremos que nuestro banco de cerebros represente a toda la población."

— Veronica Martínez-Cerdeño

“No hay muchos laboratorios haciendo este tipo de investigación porque no hay suficientes cerebros para estudiar”, dijo. “Hay mucha investigación sobre diagnóstico y tratamiento, e investigación en modelos animales, pero nos falta investigación en tejido humano. Si queremos saber por qué una persona tiene ciertas conductas y como la anatomía del cerebro produce estas conductas, hay que estudiar el cerebro”.

La investigación de tejidos cerebrales post-mortem ha llevado a avances en la investigación del autismo, incluyendo un mejor entendimiento del papel que juegan los genes, los factores ambientales y los cambios temporales de la estructura cerebral del cerebro con autismo. Los estudios post-mortem también nos han permitido crear mejores modelos animales para el estudio de dichos trastorntos.  

Martínez-Cerdeño advierte que el análisis microscópico del tejido cerebral – de personas con trastornos del neurodesarrollo y personas sin ellos – es crítico para este campo de investigación.

“La corteza cerebral tiene millones de células, fibras y conexiones”. En el autismo hay una alteración de estas estructuras. Para entender estas alteraciones debemos estudiar al cerebro”.

Diversidad en la investigación

Además de la escasez de cerebros para el estudio, también hay una falta de diversidad en el tejido cerebral disponible para los investigadores.

“Casi todo el tejido cerebral obtenido en los bancos de cerebros es de personas blancas”, dijo Martínez-Cerdeño. “California tiene una población grande de hispanos y un número significativo de otras comunidades étnicas. Queremos que nuestro banco de cerebros represente a toda la población”.


Hay una falta de diversidad de tejido cerebral disponible para la investigación de trastornos del neurodesarrollo como el autismo.

Martínez-Cerdeño agregó que la ubicación de nodos en América Latina, en combinación con la distribución mundial de tejidos, debería ayudar a mejorar la representación de individuos de origen hispano en la investigación de los trastornos del neurodesarrollo en tejido cerebral.

Otra de las metas de CENE es alentar a nuevos investigadores para que ingresen a este campo. Hay planes para contratar becarios que viajen entre distintos nodos, incluyendo estudiantes, graduados e individuos con nivel posdoctoral, así como también nuevos profesionales en el tema.

CENE también tiene un consejo asesor compuesto de líderes reconocidos internacionalmente en este campo.

El Instituto MIND también es parte de Autism BrainNet, una red de instituciones independiente del proyecto CENE que recolecta, almacena y distribuye tejidos cerebrales para la investigación.

En el Instituto de MIND de UC Davis, científicos reconocidos mundialmente realizan investigaciones para identificar mejores tratamientos, así como también las causas para el autismo, el trastorno de déficit de atención con hiperactividad, el síndrome X frágil, el síndrome de Tourette y otras enfermedades de desarrollo neurológico. Los avances en neurociencia, biología molecular, genética, farmacología y ciencias de la conducta están llevando a un mejor entendimiento de la función cerebral. El Instituto de MIND de UC Davis usa éstas y otras disciplinas para realizar investigaciones colaborativas y multidisciplinarias. Para mayor información, visite mindinstitute.ucdavis.edu.