Casey Castro, Angelica Pérez y Conrad Preciado ofrecen pruebas de COVID-19 en un stand portátil en Knights Landing

UC Davis lidera esfuerzo para ofrecer pruebas de COVID-19 a trabajadores migrantes y sus familias

Nueva iniciativa apoya a los trabajadores agrícolas para reducir el contagio en una población vulnerable

(SACRAMENTO)

Un esfuerzo crucial de UC Davis Health para detectar COVID-19 entre los trabajadores agrícolas y otras poblaciones vulnerables ha resultado en más de 17,000 pruebas rápidas de coronavirus dadas a residentes de cuatro condados en California Central. 

Iniciado a principios de febrero, el esfuerzo conocido como ÓRALE ofrece pruebas gratuitas de COVID-19 principalmente a los latinos y en particular a trabajadores esenciales de la agricultura en lugares y horas que son convenientes para ellos, incluyendo iglesias, centros comunitarios y centros de vivienda para migrantes. ÓRALE es el producto de un subsidio de $3.7 millones de los Institutos Nacionales de Salud a UC Davis para mejorar la salud de poblaciones afectadas desproporcionadamente por la pandemia. 

Sergio Aguilar-Gaxiola de UC Davis Health y Esmeralda Garza de Yolo County hablan frente a un cartel de ÓRALE en Knights Landing
Sergio Aguilar-Gaxiola de UC Davis Health y Esmeralda Garza de Yolo County hablan sobre la iniciativa COVID-19 de ÓRALE una tarde en Knights Landing.

De aquellos que recibieron la prueba, aproximadamente 1,050 dieron positivo y recibieron recomendaciones sobre los pasos a seguir, incluyendo hacer cuarentena o aislarse para reducir la posibilidad de infectar a otros en su casa o el trabajo. 

Detectar el COVID-19 entre los trabajadores migrantes es importante para desacelerar el contagio del coronavirus en la población de migrantes. El trabajo agrícola es una ocupación que – debido a una serie de factores, incluyendo la tendencia de trabajar cuando se está enfermo – tiene un índice más alto de infecciones que otros trabajos. 

Los latinos, que son cerca del 40% de la población de California, representan 52% de los casos de COVID-19, según el Departamento de Salud Pública de California

“En base a muchos indicadores, éste ha sido un proyecto muy exitoso”, dijo Sergio Aguilar-Gaxiola, un investigador principal del subsidio y director fundador del Centro para la Reducción de Desigualdades de Salud de UC Davis.  “El COVID-19 ha tenido el mayor impacto negativo en los trabajadores agrícolas y los trabajadores de la industria de la comida, con la más alta mortalidad de los sectores de trabajadores esenciales en California”. 

ÓRALE es la sigla en español de Organizaciones para Reducir, Avanzar y Lograr Equidad contra el COVID-19. Por ser también una palabra informal usada para expresa afirmación, ayuda a ganar más confianza entre los inmigrantes de habla hispana de México. 

La niña Andre Aguilera recibe su prueba de COVID-19 de parte de un empleado de UC Davis Health en el Centro de Migrantes de Madison, mientras su madre observa
Andrea Aguilera, hija de trabajadores migrantes, recibe su prueba de COVID-19 de UC Davis Health junto a su madre en el Centro de Migrantes de Madison.

Cuatro investigadores principales de UC Davis planearon ÓRALE a mediados del 2020 cuando advirtieron que un número significativo de trabajadores esenciales se estaban infectando y muriendo de COVID-19. 

Además de Aguilar-Gaxiola, los investigadores son: Irva Hertz-Picciotto del Centro de Ciencias de Salud MedioambientalTed Wun del Centro de Ciencia Clínica y Traslacional y Luis Carvajal-Carmona del Centro Integral del Cáncer de UC Davis. Carmona también es fundador y director de Latinos Unidos por el Avance de la Salud en el Cáncer (LUCHA).  

Cuando el proyecto ÓRALE se planeó por primera vez, las vacunas todavía no estaban disponibles y las pruebas de COVID-19 eran más limitadas. Además, los lugares comunitarios de pruebas operaban principalmente los días de semana y durante el día – cuando muchos trabajadores esenciales no pueden dejar sus trabajos para recibir la prueba. 

El valor de ÓRALE reside en haber sido creado por la muy conocida institución de UC Davis, que luego se asoció con organizaciones de base cmunitaria y ofreció pruebas en docenas de lugares de fácil acceso. 

Irva Hertz-Picciotto
El esfuerzo entero representa el compromiso de UC Davis para ayudar a los más vulnerables durante esta pandemia”.Irva Hertz-Picciotto, directora del Centro de Ciencias de Salud Medioambiental de UC Davis

“En nuestros lugares de prueba, empleados de UC Davis que hablan español trabajan al lado de trabajadores comunitarios de salud y promotoras”, dijo Herz-Picciotto sobre los individuos en quienes la población confía para educar a sus pares sobre recursos de salud. 

“Podemos ofrecer una prueba rápida, gratuita – con resultados en 15-20 minutos – información de base científica y recomendaciones sobre cómo las personas se pueden proteger a sí mismas, sus familias y sus comunidades”, dijo. 

El subsidio es parte de un paquete de financiamiento de $234 millones del programa de Aceleración Rápida de Diagnósticos (RADx) de los Centros Nacionales de Salud (NIH). 

La conveniencia es todo en las pruebas de COVID

En un día de otoño en el Centro de Migrantes de Madison al este de Woodland, María Lopez está ansiosa por recibir su prueba de COVID-19. 

Al día siguiente su familia volvería a México por los meses de invierno, y Lopez quería irse de Yolo County sabiendo que no tenían COVID antes del viaje de dos días. Entonces se dirigió a la oficina de pruebas caminando por el centro donde 88 familias migrantes residen en viviendas familiares pequeñas. 

“Es fácil,” dijo Lopez, describiendo el hisopado que estaba a punto de recibir. “Y son muy amigables y atentos”. 

Conrad Preciado de UC Davis Health habla con Brandon Lopez en preparación para la prueba de COVID-19 de Lopez en Knights Landing
Conrad Preciado de UC Davis Health se prepara para la prueba de Brandon Lopez en un festival comunitario de Knights Landing.

ÓRALE se establece en una casa vacante todas las semanas, y Lopez generalmente también está ahí. Su prueba siempre ha sido negativa. Lopez dijo que no podrá mantener su régimen de pruebas en México porque ahí el costo de las pruebas de COVID-19 sin síntomas es de $60. 

Cuando alguien recibe un resultado positivo de COVID-19, el personal de ÓRALE o sus socios comunitarios explica cómo el trabajador puede buscar asistencia financiera mientras no pueda trabajar.  Y si el trabajador no puede hacer cuarentena en su casa, se lo referirá a un hotel pagado por el estado. 

En algunos de los lugares de prueba, el personal de ÓRALE es asistido por intérpretes que hablan idiomas indígenas, incluyendo Mixteco, Triqui y Zapoteco. 

Esmeralda Garza, que trabaja en el programa COVID-19 de Salud Comunitaria de Yolo County, dijo que ÓRALE juega un rol vital en aumentar el acceso igualitario a pruebas de detección para los trabajadores agrícolas y los latinos. 

“Su modelo de cómo ofrecer servicios habla de todo lo que se consideró al desarrollar un servicio que es lingüística y culturalmente sensible y que elimina obstáculos no sólo para recibir pruebas sino para obtener resultados”, dijo Garza. 

“ÓRALE hace las pruebas de COVID-19 más accesibles trayéndolas regularmente a nuestras comunidades rurales, eliminando la necesidad de hacer una cita y de tener un email o un teléfono para recibir los resultados”, dijo Garza. “Para una población donde la tecnología no es accesible fácilmente o difícil de navegar, recibir los resultados de COVID-19 es crucial”. 

Esmeralda Garcia
ÓRALE hace las pruebas de COVID-19 más accesibles trayéndolas regularmente a comunidades rurales, eliminando la necesidad de hacer citas y tener un email o un teléfono para recibir los resultados”. Esmeralda Garcia, programa de COVID de Salud Comunitaria de Yolo County

Una operación de 12 personas y dos camionetas

El subsidio de NIH le permitió a UC Davis Health contratar a 12 personas para viajar durante la semana y los fines de semana mayormente a zonas rurales de los condados de Yolo, Stanislaus, Madera y Fresno, donde decenas de miles de trabajadores agrícolas trabajan en los campos. Fuera del subsidio, UC Davis Health, donó dos camionetas para llevar los suministros de las pruebas. 

ÓRALE ha estado en 419 lugares estratégicamente seleccionados por UC Davis y sus socios comunitarios que ayudan con la propagación de la información y la logística. 

Si bien ÓRALE fue diseñado para ofrecer pruebas gratuitas a todos los que la necesiten, los trabajadores agrícolas siempre han sido una prioridad por su limitado acceso a servicios de salud, potencial de exposición al virus en su trabajo y sus condiciones de vivienda. 

Muestras de hisopados de COVID-19 en una mesa junto a los cronómetros portátiles configurados en 15-20 minutos para esperar el resultado de las pruebas
Empleados de UC Davis Health configuran los cronómetros en 15-20 minutes para los resultados de las muestras de hisopados.

Por ejemplo, dijo Aguilar-Gaxiola, una gran parte de los trabajadores agrícolas se desempeñan en trabajos de salarios bajos en los que no tienen cobertura médica o beneficios de licencia de salud que les permita no ir a trabajar si tienen síntomas de COVID-19. Como resultado de ello, muchos siguen trabajando aunque estén enfermos. Además, muchos trabajadores agrícolas viajan a los campos en camionetas o buses provistos por sus empleadores donde es imposible practicar distanciamiento físico, o viven en casas llenas de personas. 

Además, los trabajadores agrícolas latinos son más propensos a tener índices más altos de problemas médicos subyacentes como obesidad y diabetes, que se sabe empeoran los síntomas de COVID-19 y enfermedades asociadas, dijo Aguilar-Gaxiola. 

En aquellos de entre 18 y 34 años, los latinos son 3.5 veces más propensos a morir de COVID-19 que los blancos no latinos. Similarmente, su probabilidad de morir de COVID-19 es 4.2 más alta en aquellos de entre 35 y 49 años. 

Las organizaciones de base son el conducto a la comunidad

Los líderes de ÓRALE dan crédito por el éxito de la iniciativa de las pruebas a las consolidadas organizaciones comunitarias que ofrecen servicios sociales en los cuatro condados. 

Los socios de la iniciativa son: Red de Justicia Ambiental del Centro de California, Lideres Campesinas, Centro Binacional para el Desarrollo Indígena OaxaqueñoRadio Bilingüe, Fundación de Asistencia Legal Rural de California, Comunidad Colaborativa de West Modesto, Construyendo Comunidades Saludables-Fresno, Concejo de Educación de Salud, Consulado General de México en Sacramento, Rise Inc., y Coalición para Justicia Comunitaria de Madera. 

Estos socios, ya arraigados en la comunidad, saben qué sacerdotes católicos son más propensos a permitir pruebas en sus parroquias, y también saben qué eventos comunitarios atraen más personas sin cobertura médica que se beneficiarían de recibir las pruebas. 

“Contamos principalmente con redes de organizaciones que tienen la confianza de esas comunidades”, dijo Aguilar-Gaxiola. “Generar confianza es enorme, especialmente en poblaciones de trabajadores agrícolas”. 

En un festival del Día de los Muertos en Knights Landing, ÓRALE estacionó una camioneta blanca grande e instaló un stand portátil en un área de mucho tráfico de peatones. 

Patricia Tamayo apareció después de ver un aviso en una de las cuentas de redes sociales de ÓRALE. 

“Esto en realidad me ahorra mucho dinero”, dijo Tamayo, que trabaja en una fábrica local de conservas y a veces paga $14 por los kits de pruebas en el hogar. 

Tamayo y una amiga, Paula Felipe, 58, son voluntarias de servicios de emergencia en Knights Landing, de manera que reciben sus pruebas de COVID-19 una o dos veces por semana. “Esto es muy conveniente”, dijo Felipe. 

La demanda de pruebas está en aumento

Como muchas iniciativas emergentes, ÓRALE tuvo un comienzo bastante lento pero eso cambió radicalmente a mediados del verano cuando la variante Delta causó que mucha gente se enfermara. 

En julio, ÓRALE administró un promedio de 50 pruebas por día, pero en agosto ese número subió a 127.  En septiembre, llegó a un récord 138 pruebas diarias. 

Ahora la variante Omicron está causando un nuevo aumento. 

“La gente está creyendo en el COVID-19 más que antes y ahora quiere hacerse la prueba”, dijo Alfredo Lopez Aguirre, coordinador de investigación clínica para ÓRALE y aspirante estudiante de medicina.  Lopez Aguirre hizo 2,500 hisopados desde abril. 

La gente a veces maneja dos horas para hacerse la prueba, dijo.  

Quizá no sorprendentemente, el esfuerzo de ÓRALE en Yolo fue el más fructífero de todos los cuatro condados.  Gracias al éxito de Healthy Davis Together, Healthy Yolo Together, y otros factores, los residentes y trabajadores migrantes del condado de Yolo están muy concientizados sobre la importancia de las pruebas de COVID. 

El índice de resultados positivos de ÓRALE desde que empezaron las pruebas de COVID-19 es de un sorprendente 2.2% en el condado de Yolo. 

En comparación, el índice cumulativo de resultados positivos es del 6.8% en Fresno, 9.4% en Madera, y 9.9% en Stanislaus. 

Bajo los términos actuales del subsidio, ÓRALE seguirá ofreciendo pruebas durante el 2022.

“Otros lugares de prueba han cerrado, y muchos otros nunca ofrecieron personal de habla hispana, de manera que los centros móviles de pruebas de ÓRALE son más importantes que nunca”, dijo Hertz-Picciotto. “Estamos respondiendo a las necesidades de las comunidades”.

Hertz-Picciotto agregó: “El esfuerzo entero representa el compromiso de UC Davis para ayudar a los más vulnerables durante esta pandemia”

Después de recibir una prueba de COVID-19, Maria Lopez carga efectos personales en una camioneta para el viaje de la familia a México
Maria Lopez carga la camioneta de su familia para su viaje a México después de recibir una prueba de COVID-19 de UC Davis Health.

Follow Us on Twitter

Follow us on Twitter to stay up-to-date with the latest from UC Davis Comprehensive Cancer Center